Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , ,

“Hay que disfrutar, pero sabemos que vamos a sufrir”, desea primero y describe después Omar De Felippe el momento de Independiente. Ahora se lo ve un poco más tranquilo porque el equipo dio una muestra de carácter en la victoria como visitante ante Douglas Haig. Sin embargo, el rojo todavía sigue afuera de la zona de ascenso.

La señora se agarra la cabeza, el hombre silba e insulta. También aplauden las intenciones y las pocas buenas jugadas que se ven en la cancha. Una parte de los hinchas cantan y alientan sin parar al equipo, otros no quieren ni mirar.

Así son los partidos de Independiente. Hace rato que el rojo no puede disfrutar ni respirar ni durante ni después de un partido. La incertidumbre es grande y sólo faltan sólo tres fechas “infartantes” para los jugadores, el cuerpo técnico y los hinchas. “Hay que ganar como sea”, coinciden todos los futbolistas del plantel. Saben que dependen de sí mismos, pero Independiente en la B Nacional nunca pudo ganar cuatro encuentros consecutivos y no lo consigue desde el Clausura 2010 cuando triunfó en cinco ocasiones. Parece difícil que se repita porque aquel equipo era más sólido y la situación era totalmente diferente.

La cita ahora es Defensa y Justicia, un club que acaba de ascender a Primera y que encima juega bien. Independiente deberá mostrar más que carácter para superarlo y llegar al choque clave frente a Instituto con el ánimo por las nubes. Mañana las tribunas tendrán los ojos puestos en el “Libertadores de América” y el oído en Caballito donde Ferro recibirá a los cordobeses. Por eso, es importante que el rojo convierta temprano para calmar la ansiedad.

Último enfrentamiento ante Defensa y Justicia (0 a 0):

Montenegro, Insúa, Tula, Morel, Penco, deben asumir la responsabilidad, llevar las riendas del partido y transmitirles tranquilidad a los Villalba, Bellocq y Pizzini, entre otros. Es que ya no hay mucho tiempo y cualquier traspié o empate te puede dejar sin chance de ascender e Independiente no se puede dormir y pasar por lo menos 6 meses más en la B Nacional.  Los problemas futbolísticos, jugadores que juegan lógicamente atados y nerviosos, un técnico que no encuentra la regularidad que busca desde hace tiempo, más los problemas extra futbolísticos, la renuncia del presidente, jugadores y empleados que no cobran el sueldo, la cancha todavía sin terminar. Una combinación lapidaria que indica la poca probabilidad de un final feliz. Pero, todavía la lapicera para escribir las últimas páginas la tienen el ruso Rodríguez, Vidal, Montenegro, Insúa, Mancuello, Pisano, Penco y compañía. Ya es hora de que escriban que Independiente deja de sufrir y empieza de a poco a disfrutar y a reconstruirse en todos los aspectos. Así, como lo desea Omar De Felippe.

Anuncios