Etiquetas

, , , , , , , , , , , , ,

Newell’s se retira aplaudido. Acaba de terminar el partido y el conjunto que dirige Alfredo Berti por última vez, pierde 3 a 1 frente a Atlético Nacional y queda eliminado de la Copa Libertadores en la fase de grupos. Las miradas perdidas de Gabriel Heinze y de Maximiliano Rodríguez en un costado de la cancha lo dicen todo. No pueden hacer algo para levantar a un equipo golpeado que hace unos días viene de perder el clásico rosarino también en su cancha.

“Vamos a pelear en los dos frentes”, aseguraba Berti al comenzar el año. De pronto, Newell´s se queda afuera de todo y el técnico decide renunciar. Las lesiones de jugadores claves y el plantel corto le juegan una mala pasada. La defensa es la zona más afectada. Para este partido decisivo no juegan Marcos Cáceres ni Heinze. Guillermo Ortiz y Diego Mateo, habitual mediocampista, son sus reemplazos. Encima, la expulsión temprana de Víctor López provoca más problemas y Newell’s se ve sorprendido por un Atlético Nacional con buen trato de la pelota y muy contundente porque a los 15 minutos ya gana 2 a 0.

El descuento de Milton Casco no alcanza, pero logra despertar al equipo rosarino. El lateral izquierdo al final redondea un buen partido porque se proyecta muchas veces al ataque y empuja a un Newell’s con pocas ideas y que no logra desbordar nunca al rival. Los intentos son por el medio. Así, la pelota no le llega limpia a David Trezeguet que solo tiene un cabezazo que se pierde afuera y remate dentro del área bien controlado por Franco Armani, arquero argentino. Otra vez Casco demuestra que es uno de los mejores laterales del país.

Newell’s ya se quedó afuera de todo bastante rápido. Gracias a que el torneo es tan irregular todavía le queda una pequeña ilusión por lo menos de acercarse a la punta del Final. Pero hoy está lejos a 7 unidades. ¿Por qué los hinchas no están enojados ni insultan a sus jugadores como pasa en otros tantos clubes del Fútbol Argentino? ¿Será porque Newell’s nunca abandona su idea de tener la pelota y de buscar atacar todo el tiempo? ¿Será porque hace poco salieron campeones? ¿Será porque los ídolos vuelven y demuestran todo el cariño que le tienen al club adentro y afuera de la cancha? ¿Será porque la hinchada se identificó con este equipo y lo hizo propio? A lo mejor una combinación de todo eso.

Newell’s podrá no salir más campeón ni ganar más partidos, pero los hinchas lo recordarán por siempre a este equipo. Se acordarán los jugadores del 1 al 11 desde 2012 a 2014. Simplemente porque lograron lo más difícil en el Futbol Argentino: perder y retirarte aplaudido.

Anuncios