Etiquetas

, , , , , , , , , , , ,

El hombre se toma la cabeza, insulta y no lo puede creer. Sólo se la agarra con ese jugador al que le dan un pase y la pelota se le escapa por debajo del pie. “Independiente juega mal y encima hay que bancarse a este muñeco”, grita el hincha sin encontrar explicación. Los silbidos se hacen escuchar cada vez que el jugador toca la pelota. No juega de visitante ni contra un ex equipo. Sus propios hinchas no lo quieren.

https://twitter.com/ChrisLAlonso/status/373275449461194752

Así de duro es el paso de Maximiliano Velázquez por Independiente. El lateral llega en julio de 2010 proveniente de Lanús y regresa al club del sur en febrero de 2012. Pero no se va vacío. En su bolso no lleva solamente silbidos y desaprobación, también por lo menos, carga el sabor de haber ayudado a conseguir la Copa Sudamericana 2010, esa que le devuelve la alegría al club de Avellaneda luego de 15 años sin títulos internacionales.

De los 10 partidos que juega Independiente en esa copa, el zurdo participa en unos escasos 284 minutos y la mayor parte del tiempo la pasa en el banco. 180’ en la llave contra Argentinos, 15’ frente a Defensor Sporting (4 a 2), 26’en la ida ante Tolima, 24’ en la vuelta con los colombianos, 22’ en la serie contra la Liga de Quito, 4 minutos en la final en Brasil y los últimos 13’ en la coronación ante el Goias. De esta manera,  tiene la oportunidad de patear uno de los penales y de estar dentro de la cancha en el momento que el rojo se consagra campeón y se desata la inmensa alegría.

https://twitter.com/search?q=maxi%20velazquez%20en%20independiente&src=typd

Hoy Velázquez disfruta de su gran presente y del de todo Lanús. Esa es su casa. Allí lo tratan bien desde el año 2004 cuando llega desde Talleres de Córdoba. El lateral izquierdo quería jugar y tener su experiencia en un club grande y se dio el gusto de pasar por Independiente. Seguro que Lanús no vende tanto como el club de Avellaneda, no tiene la obligación de pelear todos los torneos hasta el final, pero desde hace rato, juega para intentar lograrlo.

https://twitter.com/luchorotondi/status/389902646208757760

La Copa Sudamericana otra vez pasa por la mente de Velázquez. Restan tres encuentros para conseguirla. Hoy el primero de local ante Libertad y con una ventaja de un 2 a 1. En la final ya espera otro equipo brasileño con problemas de descenso en su liga. Sí, igual que Goias, que jugaba en la B de Brasil en 2010. Esta vez tiene continuidad porque ha jugado los 7 partidos de la copa y 14 de los 17 por el Torneo Inicial. Ahora, de las tribunas sólo escucha aplausos y aliento. Si Lanús consigue la copa, sin dudas, para Velázquez brillará más la pintada de color granate que la de color rojo. Simplemente por darle continuidad y confianza.

Anuncios