Etiquetas

, , , , , , , , , , ,

Maximiliano Rodríguez camina lentamente desde la mitad de la cancha hacia el arco. Es la segunda vez que lo hace en pocos minutos. La caminata parece más lenta que su venida desde Liverpool a Rosario para jugar en el club que ama. La hinchada está nerviosa y en silencio. Maxi sabe que en sus pies está el poder para hacerla estallar de alegría. También sabe que Marcos Cáceres, Maximiliano Urruti y Horacio Orzán, tres de sus compañeros, no pudieron lograrlo antes. Ahora es su turno. El remate se cuelga limpio en un ángulo, Newell’s gana la serie de penales por 10 a 9 y elimina a Boca de la Copa Libertadores 2013.

El clima es de final. Así lo sienten los jugadores y los hinchas de ambos equipos. Ninguno quiere regalar algo y cada uno, con sus armas, intenta llevarse el duelo. El partido es muy cerrado, estudiado y finaliza 0 a 0 como la ida en “La Bombonera”. Tan estudiado y trabajado como un partido de ajedrez. Newell’s, catalogado como el mejor equipo del momento en la Argentina, no puede imponer su juego frente a Boca que está en el puesto 19º en el Torneo Final, pero que su juego en la Copa mejora demasiado. Por eso, el pase a las semifinales se define por penales.

https://twitter.com/BocaJrsOficial/status/339901520797642752

El conjunto que dirige Gerardo Martino tiene más tiempo la pelota durante todo el encuentro, pero las chances más claras de gol le pertenecen a Boca. Un partido cerrado generalmente se abre por las bandas y por la sorpresa de los laterales. En este caso, los laterales aparecen, pero no precisamente para abrir el marcador. Nicolás Blandi salta, cabecea dentro del área, pero Milton Casco, lateral de Newell’s, salva sobre la línea. Un minuto después, otra vez Blandi gana solo de arriba y la pelota pega en el palo. Carlos Bianchi, DT del “Xeneize” busca eso, convertir un gol y obligar al conjunto “rojinegro” a convertir dos para pasar a Semifinales. Sin embargo, su conjunto no lo consigue. En gran parte, por culpa del lateral Clemente Rodríguez, quien se hace expulsar tontamente por pechear al árbitro Germán Delfino.

Poco le importa a los de Martino el cansancio acumulado hasta el momento. Todavía tienen vida en las tres competiciones que disputan y están cerca de lograr algo que ningún club pudo: quedarse con el torneo local y la Copa Libertadores en un mismo año. En cambio, el semestre de Boca marca lo contrario. Sólo le queda por ganar otra vez la Copa Argentina e intentar no salir último en el torneo final. Impensado al inicio de la temporada, donde las ilusiones eran muchas con la vuelta de Bianchi a la dirección técnica del equipo.  El ánimo de los jugadores como es sabido no es el mejor luego de la eliminación y solamente dieron sus explicaciones Juan Román Riquelme y Carlos Bianchi. Otros futbolistas como Orión y Blandi expresaron su bronca y tristeza por twitter.

https://twitter.com/TSacerdote/status/340193364450349056

Mientras tanto, Newell’s intentará avanzar en los tres frentes hasta donde le de la nafta. “La lepra” quiere hacer historia. No importa si no lo puede hacer rápido. Total, caminar lento parece que le sienta bien y Maxi Rodríguez ya se dio cuenta.

 

Anuncios