Etiquetas

, , , , , , , , ,

Las críticas caen todas sobre Pablo Zabaleta. El partido frente a Chile deja en clara evidencia que la Selección Argentina sabe atacar muy bien, pero sufre demasiado en defensa. Esta vez, al que le toca padecer más es al lateral del Manchester City. Mauricio Isla, lateral chileno, se anima, sube y pasa. Se asocia con Alexis Sánchez y con Matías Fernández. Nadie lo detiene, pero Chile no convierte y ese es su mayor pecado. Algunas las ataja Sergio Romero, otras las tiran afuera.

Argentina se salva y le enseña a su rival como se aprovechan las ocasiones de gol. En tres minutos, Lionel Messi y Gonzalo Higuaín marcan dos golazos que sirven para ganar el partido en Santiago. Sin embargo, el equipo que dirige Claudio Borghi no se achica y busca con insistencia un gol. Los jugadores saben que el técnico está en la cuerda floja, por eso no se guardan nada.

La defensa celeste y blanca no corrige sus errores y los delanteros chilenos ya están llenos por comerse tantos goles. Los laterales Zabaleta y Campagnaro son los que quedan más expuestos porque el conjunto local ataca por los costados y ningún jugador argentino los ayuda. Si Argentina decide recuperar la pelota en propio campo y los delanteros no bajan, aunque sea a molestar a los contrarios, será difícil no sufrir atrás.

El partido termina 2 a 1 a favor de Argentina, pero los malos de la película son los laterales. No importa como se llamen. De visitante siempre juegan mal. Hace dos meses le tocó a Marcos Rojo sufrir el 2-1 que le hicieron Farfán y Advíncula. Ahora le toca a Zabaleta con la combinación Sánchez- Isla por el mismo sector. Los errores se repiten y las críticas también. No se trata de buscar quienes pueden ser los laterales para el Mundial de Brasil, sino de trabajar y perfeccionar a los que están. Porque es probable que otros rivales no perdonen tanto como lo hicieron Perú y Chile.

 

Anuncios